La TV reescribe el ‘noir’ caribeño

pichy-cuatro-estacionesEl tiempo pasa por La Habana en lo que un Chevrolet de los 50 recorre el malecón, o sea, que todo queda en una ráfaga de impresiones por precisar. Con esos aires inciertos, la obra literaria de Leonardo Padura mecía en los 90, al vaivén de las estaciones, tan taquigráfico género como el negro. Pasaron los años y la reciente adaptación televisiva de cuatro de esas novelas se estrena en España, con Jorge Perugorría al frente del reparto. “He tenido la suerte de ser amigo de Padura y éste es un proyecto que teníamos desde hace casi 15 años: llevar al cine alguna de sus novelas. Algún director español se interesó por una; otro francés por otra… Pero nunca se armó del todo. Hasta ahora”, explica a EL MUNDO el intérprete, en conversación telefónica con la calidez de la isla.

Cuatro estaciones en La Habana, que se puede ver desde el domingo a las 22.20 horas en el canal Movistar Series Xtra, está compuesta por ocho episodios -cada uno de los cuatro pares correspondiente a una novela, una época y un caso, siempre con el mismo protagonista, Mario Conde-.

Es éste un hombre que arrastra una melancolía, “como él mismo se define ‘un nostálgico de mierda’, el personaje más conocido y querido de la literatura contemporánea cubana“, a juicio de Perugorría. Finalmente, la televisión ha brindado más facilidades que el formato cine: “Ha salido en el momento justo, incluso como actor. Yo estoy ahora en la madurez de Mario Conde”. El personaje comparte poco más que nombre y apellido con el conocido empresario, como sabe cualquiera de los lectores españoles de Padura, Premio Princesa de Asturias de las Letras en 2015.

Al margen de la pasión del Conde cubano por la literatura, la música, la investigación y la justicia, le interesan -y mucho- las mujeres. El actor lo define como “un enamorado tremendo, pero con una mala suerte del carajo”. Juana Acosta interpreta a Karina en los dos primeros episodios, pero hay otras.

Tomado de: El Mundo